Víctimas y verdugos

Gato-Negro

Amarres, ataques, bloqueos, envidia… ¿No tienes a menudo la sensación de que estás sufriendo una mala racha y no te explicas qué ocurre, ni cuándo se acabará? Hoy, estas y otras claves.

Para los que alguna vez encargaron un trabajo para amarrar a alguien y para aquellos que creen ser víctimas de un amarre. A menudo hay personas que loquean por amor. Aparentemente se trata de algo normal, en principio todo va bien, luego llegan los celos exagerados y el miedo a perder al ser adorado.

De vez en cuando, una de estas personas va a alguna parte para echarse las cartas, en algunos de estos lugares, alimentan sus peores temores ya en el miedo se encuentra el negocio, está deseando ser comprendido/a, pero en lugar de calma su tormento crece, por causa de la avaricia del supuesto ‘profesional vidente, tarotista’…etc;

Todas las veces que esto ocurre, que caes en manos de avaros nada espirituales, todas las veces te cobran un dineral por realizar alguna clase de ritual de amarre. Te piden prendas del ser amado o deseado. Realizan actos de magia negra con estos objetos. Ninguna vez te hablan de las contra indicaciones. En este blog a menudo, muy a menudo insisto en el tema.

¿Que ocurre cuando ya no deseas o te das cuenta de que ya no amas o que tal vez jamas amaste al susodicho amor de turno? Si no has sido víctima de ningún pseudobrujo, no pasa nada. Pero si te has dejado engatusar por un ‘profesional’ de estos, cabe la posibilidad de que ahora seas tu el objetivo de la persona que de la cual ya te aburriste y quieres desechar, pero no será fácil.

Persecuciones, mensajes, apariciones sorpresa cuando menos lo esperas… Son las consecuencias de jugar con la magia negra y en propio beneficio aunque debiera llamarse mas bien, en propio perjuicio. Amarres, ataques, bloqueos, envidia, son energías negativas y poderosas. A través del deseo proyectamos estas energías que consumen y consumen, y al final nos hartamos de lo que deseábamos.

¿Eres la víctima o estás recibiendo lo que has sembrado?

A veces no nos gusta oírlo pero no todos los que parecen ser verdugos, lo son, ya que no son dueños de su voluntad, ni todas las víctimas son lo que parecen.

Las personas que creen ser víctimas de un amarre deben hacer lo siguiente:

  • Enciende cada noche una vela blanca ante un espejo en una habitación a oscuras. Todos los días hasta que ya no veas el rostro del amor no correspondido, hasta que solo veas tu cara. Concéntrate en ti durante una hora completa y cuando logres ver nada mas que tu cara y solo tu cara sin interrupciones de recuerdos de otra persona, entonces serás libre y dueño de ti mismo otra vez.

Los verdugos deben hacer lo siguiente:

  • Basta con ser consciente y arrepentirse de corazón, concentrarse en la persona perjudicada por nosotros y crear un altar con un velón blanco, flores frescas e incienso, recordando durante 21 días nuestra falta, y para terminar de limpiar el mal karma convendría hacer un donativo, por el triple de la cantidad que hemos pagado para perjudicar, ahora en beneficio de una ONG.

Los amarres, ataques, bloqueos, envidia, son fuerzas negativas y destructivas que debemos combatir desde dentro hacia afuera. Así nos limpiamos por dentro, así de limpio será nuestro entorno también.

La guía definitiva para autoiniciarte en la magia

La Magia de la Luz

El libro que necesitabas para trabajar por tu cuenta y crear tus propias recetas.

Contiene desde lo básico, como crear el círculo de poder y el mantenimiento diario de tu altar, hasta la auto-iniciación en el círculo, la primera vez.

  • Limpia consagra y da poder a tus objetos sagrados.
  • Prepara amuletos y talismanes.
  • Realiza limpiezas
  • Aprende defensa contra las artes oscuras.
  • Toma la energía necesaria de la luz del universo para trabajar como profesional y mucho más …

MEIGANOVA

Más de 20 años de experiencia con la Magia Celta y Reiki. Mientras que la magia celta proviene de la tierra, el reiki opera con la magia de la luz de todo el universo. Esta fusión amplifica la capacidad de un ritual exponencialmente.